Principales ingredientes de la comida mexicana

El Maíz: es originario de América, por su importancia como alimento se transformó en un objeto de culto religioso y en torno a él se organizan varios tipos de ceremonias.

Los Frijoles: junto con el maíz son parte de la alimentación básica. Se comen con tortillas y chile, existe una pasta de fréjoles sofritos que acompañan casi todos los desayunos.

Los chiles: se consumen en todo el territorio de México para condimentar las comidas. Sus poderes aperitivos y digestivos lo hacen muy cotizado. Comprende uno de los principales ingredientes de la cocina mexicana.
Hoy unas 300 variedades. El de uso más frecuente en la cocina mexicana es el Poblano, de color verde, sabor suave, fino y muy tierno crece todo el año. El chile más picante es el habanero.

Existe la escala Scoville utilizada para medir el grado de picor de los chiles.
Esta escala fue nombrada por Wilbur Scoville, quien desarrolló El Examen Organoléptico Scoville en 1912.

Este consiste en una solución con extracto del chile, que es diluida en agua azucarada hasta que el picante ya no puede ser detectado por un comité de (normalmente cinco) examinadores; el grado de disolución del extracto da su medida en la escala de Scoville.

Sin embargo entre los chiles más picantes como el habanero, encontramos un grado de 300.000 o más. Esto indica que el extracto fue diluido 300 mil veces antes de la Capsaicina fuese indetectable. “la gran debilidad de este método recae en su imprecisión, pues la prueba está sujeta a la subjetividad humana”.

El Jitomate: esta hortaliza, junto con el chile, son mexicanos por excelencia.
Es un importante marigerante, por lo que se utiliza como ingrediente en muchísimos platillos, sobre todo en ensaladas y antojitos. Cuando se sirve crudo es mejor retirar la piel y las semillas.

Hay una variedad exclusiva de éste país, de frutos verdes, que se denomina tomate con el que se elabora la famosa salsa verde.
Es uno de los más importantes legados de Mesoamérica al mundo, junto al Guajolote (pavo), el Chocolate y la Vainilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *